UN PLAN DE AMORES EXTRAÑOS

DSC_0164

Un concurso de cartas de amor. Un viaje al Calafate. Ella escribe, el actúa. Escribe por él, para él, a pesar de él. Y él se deja y se resiste y se vuelve a dejar. Una relación creativa ¿de amor? donde se dicen, se inventan, se cantan y se piensan los límites inciertos del otro en el amor.
Este domingo es la última oportunidad para tocar el timbre en un PH de los de antes y aparecer en un cuarto de hotel frente al glaciar. “Esas cosas que se dicen y son tan extrañas” es la obra dirigida por Macarena Trigo donde el amante y el amado son dos dimensiones que se saben conocidas pero no pueden mezclarse. Se necesitan y se repelen al mismo tiempo. Graciosa, trágica, diabólicamente tierna la historia de esta pareja habla del deseo, de la distorsión, de la comunicación y los sueños en un paisaje inventado para alcanzar un sueño ¿Perfecto para el encuentro?
La intimidad de esta pareja quiebra la cuarta pared. Cada uno de ellos tiene al público como confesor de sus inquietudes, de su mirada desigual y extrañada. Dan ganas de tener a mano lápiz y papel para anotar algunas de las frases que nos atraviesan como flechas, sin cupido. El género romántico también se rompe: ella ama su amor por él y lo convierte en el centro de su creatividad desbordada y cursi. Y él, bueno, él oscila entre la indiferencia y la saturación. Él es el paisaje al que ella contempla obnubilada. No es causal que el destino del viaje sea mirar una pared de hielo que se agrieta de tanto en tanto.
Mientras ella sigue contemplando, él pone en acción un texto de La balada del café triste de Carson McCullers. Y crean una de esas escenas que encienden la consciencia. Tan hermosa como sincera. Imposible no preguntarse si hay posibilidad de un amor real o si estamos destinados al equívoco y al desencuentro permanente con el otro.

esascosas3

Es justo sobre esta novela que McCullers cuenta: “Entre los parroquianos había una mujer alta y fuerte como una giganta y, pegado a sus talones, un jorobadito. Los observé una vez pero fue al cabo de una semana que tuve la iluminación” Con esa inspiración  escribió La balada del café triste durante un verano de calor agobiante. Tal vez una de las obras que mejor condensa su estilo. En esta historia el mito se mezcla con la modernidad, el amor moderado, con el pasional y todo confluye en un tratado sobre los placeres y la pasión no correspondidos.

12805885_10153844077356259_2588221847118838968_n

Si hablar, leer y pensar en el amor lleva a querer saborearlo un rato, un lindo lugar con una propuesta liviana y rica es Oui Oui en el barrio de Palermo. Con mesitas plegables y toldo a rayas, ambiente vintage y lejos del ruido es perfecto para relajarse y pasarla bien. En esta temporada hay platos infalibles para almorzar como la sopa de calabaza y peras o un soufflé de espinaca y queso parmesano. O empezar el día con un buen brunch con el Desayuno Tony: un plato abundante con papas muy condimentadas, french toast, huevos benedictinos y hojas verdes. Son imperdibles los postres y la pastelería del lugar.

Un final romántico y dulce para empalagarse, de vez en cuando, es un buen cierre del fin de semana.-

 

ESAS COSAS QUE SE DICEN Y SON TAN EXTRAÑAS

DOMINGO 18,30 HORAS

SOLO CON RESERVAS: esascosasquesedicen@gmail.com

 

OUI OUI

Abierto de Lunes a Sábados de 8 a 21h en Nicaragua 6099

Martes a Viernes de 8 a20h / Sáb Y Dom de 10 a 20h en Nicaragua 6068

Palermo

4778-9614 ó 4776-4442

www.ouioui.com.ar

 

Share This:

Deje un comentario